Vértigo y nos vamos

vértigo

Translation: 1. “MC is afraid…” / “Segovia’s Alcazar” / Follow me! / It’s sooo hot / “La Zorra Shortcut” / 2. It’s OK, I’m just a bit dizzy… I’ll go down without looking around / But… are you sure? / The sooner I get down there the better / 3. No!! I cannot do this!! I feel DIZZY!! / “She grips hard” / Hey, come here, MC cannot do this! / Whaat?

 

Nos ocurrió de verdad. A veces me parece que lo más bonito de viajar no es llevarse la cámara de fotos, sino contar con dibujos (en mi caso personal) lo que a uno le pasa. Siempre me ha parecido muy entretenido dibujar, a mí regalaban pinturas y acuarelas como si fueran juguetes, y así los usaba yo entonces (y sigo haciéndolo) para relajarme, pasar el tiempo… Y en este caso, para recordar. ¿Qué usáis vosotros para fijar en la memoria los instantes más felices o curiosos? ¿Tenéis cámaras buenísimas con las que realizar fotos que podrían estar National Geographic? ¿Preferís la comodidad de las cámaras en el móvil o en la tablet? ¿Alguien como yo dibuja…?

Cuando me fui de casa por primera vez, recuerdo que me gasté los ahorros en una cámara de fotos bastante cara (para mí) que, la verdad, hace unas fotos preciosas. Pero ese primer año a la aventura me dejó más de quinientas fotos… (la verdad, no las he contado, y sospecho que podrían ser muchas más…) Algunas estaban mal hechas, como aquellas que sacaba con los trenes en marcha (ejem) o en las que se me colaba el dedo en el objetivo (sí, años y años tirando fotos y aún me pasa…) e incluso las que hacía de noche cuando nevaba y al pasarlas al ordenador descubría que solo eran un collage de manchas blancas y luces de farola… muy poético todo.

Pero claro, ¿qué hace una con quinientas fotos o más? Revelarlas, sí, pero, ¿¡Las quinientas?! Naturalmente, mi reducido presupuesto económico me lo impide. ¿Hacer una selección? Claro, suena fenomenal, puedo ponerme a hacerla… mañana (o sea, nunca, porque siempre hay mejores cosas que hacer que pasarse toda la tarde mirando fotos y muriendo de nostalgia teniendo que decidir qué recuerdos son más importantes que otros). Así llegué a la solución el verano pasado: pintarlo. Dibujar todas aquellas cosas que me hicieron feliz, o me parecieron curiosas. A veces consiste en sentarme en los escalones de alguna iglesia y pintar lo que tengo delante. Otras, en rememorar a través de monigotes las escenas más divertidas del viaje. Empecé usando solo lápiz y boli, luego me regalaron unos rotuladores y me atreví con el color… (siempre he pensado que se me da fatal el color… ¡pero estoy descubriendo que es muy entretenido!) Y cuando, por ejemplo, dibujas el interior de la Sagrada Familia, con cada esquela del mosaico, con cada ventanal, cada columna… Os puedo asegurar que la imagen se te queda grabada en el cerebro como a fuego. Así que ya no suelo regresar de mis viajes con quinientas fotos, sino con un puñado de dibujos. Claro que no puedo dibujarlo absolutamente todo, y sobra decir que la calidad de la belleza de los objetos reales sobrepasa mis esbozos, pero cuando se trata de crear recuerdos… me quedo con mis pinturitas.

Aviso, por cierto, que voy a hacer un parón en el blog. No por vacaciones, sino todo lo contrario, me voy a currar en modo intenso una semana, pero prometo aprovechar el esfuerzo para que se traduzca en inspiración, y así regresar cargada de nuevas historias, tiras cómicas y anécdotas que contar en inglés y en español. ¡Nos vemos a la vuelta!

Advertisements

So I'm listening...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s