El increíble e inolvidable castillo de Liencres

liencres

Translation: Excuse me madam, do you know where is Liencres castle? // It’s in Monte Picota… // Yes, well, is not that one around the mountains? But you’d better go to the beach… there’s a nudist one… and how about going to Santander? // We come from there… // Oh! But… then… why didn’t you go to the cinema??

Hay un hermoso pueblecito a media hora de Santander, cuyo nombre es Liencres (no dejé de confundirlo con la palabra “liendres” en todo mi camino hacia allí…) donde, una fresca tarde de Agosto, dos compañeras de azares y yo decidimos aventurarnos…

Habíamos visto en internet que tenía un hermoso castillo, un edificio medieval cerca del mar, y queríamos verlo. Preguntamos en la oficina de turismo pero, ¿por qué iban a orientarnos allí? Nos mandaron a la estación de autobuses, donde, de nuevo, el muchacho que se sentaba detrás de un mostrador en el que se leía “Información turística” confesó no saber nada en absoluto sobre tal castillo. Aun así, este hombre de ojos azules como el mar se ofreció a buscar información en google en un arranque de efusividad y amabilidad hacia unas pobres turistas (nosotras) y, efectivamente, nos confirmó la existencia de un castillo en Liencres. Ahora bien, ¿cómo llegar hasta él? Nos dijo que nos bajáramos en la parada del pueblo, pues desde allí salía una pista de tierra desde la que se accedía al castillo.

-¿Hay que andar mucho? -preguntamos.

-No… está… cerca… sí, a… un rato… ajá. 

Y con esas explicaciones tan certeras nos manchamos bien tranquilas (no miento).

Al subirnos al autobús, le preguntamos al conductor a cuánta distancia estaba Liencres.

-Pues… no sé, a un rato -me respondió sin mirarme.

-¿Pero cuántas paradas son? -insistí yo, que no deseaba terminar perdida en los Picos de Europa.

-Pues… treinta, o más, ¡qué sé yo!

Y el conductor me lanzó una mirada tipo “o cierras la boca o te bajo de aquí”.

Así que me callé.

Viendo las señales de la carretera, nos hicimos a la idea de que habíamos llegado a Liencres, así que nos bajamos en la primera parada que nos pareció oportuna, y que resultó estar a unos quince minutos del centro del pueblo. Una vez allí, nos dirigimos a la Oficina de Turismo (no aprendemos de nuestros errores, lo sé…) que estaba… cerrada, a las seis y diez minutos de la tarde (empecé a sentirme como en un pueblecilo de Inglaterra, pero sin mi té caliente en la mano). A nuestro alrededor se veían casas, una plaza, un parque de niños… todo ello rodeado de colinas verdes en las que pastaban las vacas. Ni rastro del castillo, ni de su sombra si quiera. Entonces oteé una tienda de alimentación en el horizonte (siempre hay tiendas de alimentación donde quiera que una vaya) y propuse ir a preguntar allí por el castillo de Liencres.

Lo primero que hicimos fue comprar algo a la señora de la tienda, que no se dijera, por favor. Comenzamos a coger chucherías de sus respectivas cajas pero empezamos con mal pie, porque una de mis compañeras agarró sin más (oh, craso error) unas pinzas de metal que resultaron ser las del vinagre… y la señora de la tienda nos reprendió duramente por querer rallarle el metacrilato de las cajas donde guardaba esas piezas de gran interés cultural que son los regalices de azúcar, gominolas y demás.

Aun así yo me hice el ánimo de preguntarle por el castillo.

-¿Castillo? ¿Qué castillo? -me espetó con una ceja levantada en la que se leía el desprecio y la incredulidad. Como si estuviera yo en Madrid preguntando bien convencida por la playa.

-Uno que hay por aquí… lo he visto en internet… -insistí.

Finalmente a la señora se le encendió la bombilla, nos agarró del brazo y dijo con una sonrisa torcida:

-¡Ah…! Ya sé, venid, venid.

Y fuera de la tienda nos indicó… una casa de piedra de tejado naranja, que parecía una más de las del pueblo.

-Eso debe de ser el castillo -comentó la dueña de la tienda, y ahí nos dejó, ojipláticas.

Tras una ardua observación descubrimos en la casa (que nada tenía de noble ni de especial) un letrero que rezaba “Antigüedades”. (Tal debe de ser el sentido del humor de los habitantes de Liencres…)

Deambulábamos perdidas por la plaza cuando yo, en un intento vano por encontrar el dichoso castillo, asalté a una pareja de ancianos que andaba apaciblemente por un lado de la acera.

-Perdone, ¿sabrían decirnos donde está el castillo de Liencres?

-Uy… mal lo veo… -comenzó la anciana, y a mí ya no me extrañaba nada- es que no soy de aquí, soy de Madrid…

-¡¡Madrid!! -gritamos las tres compañeras, oriundas de esta alegre y luminosa ciudad-. ¡¡Nosotras también!!

Pero la euforia sería breve, pues la señora, aunque bienintencionada y amabilísima, poco sabía del castillo fantasma de Liencres, es más, se quedó patidifusa al saber que unas jovenzuelas como nosotras se dedicaban a hacer turismo… ¡en lugar de ir al cine!

Somos así de raras y nos gusta perdernos por pueblos cántabros…

Como colofón final cuelgo aquí la página web de Turismo de Cantabria donde informa de la localización exacta del Castillo de Liencres (o de Pedraja) que, aparentemente existe, aunque estos ojos no lo hayan visto… 

Y me gustaría comentar que en Liencres, aunque no vimos ni castillo ni la ansiada playa nudista que nos había prometido la anciana madrileña, si encontramos unos acantilados con vistas arrebatadoras que merecieron todas las tribulaciones previas. Definitivamente, viajar es perderse, pero con muchas ganas.

Aprovecho también para despedirme por segunda vez este mes. Ahora me vuelvo a ir, pero esta vez sí que sí de puras vacaciones. Estaré desaparecida diez días (y serán once si al llegar me faltan las fuerzas para actualizar). Pero llevo una nueva libreta, muchos colores y ánimo de seguir pintando mis aventuras. Con el material de la semana pasada y el que espero crear en estos días que vienen me va a dar para actualizar un mes entero… 

Advertisements

So I'm listening...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s