En busca del corazón

corazónsantander

¿Cuántas cosas hemos perdido a lo largo de toda nuestra vida? ¡Y las que nos quedan! Soy una persona particularmente despistada (aunque con el paso del tiempo esta cualidad mía se va atenuando, a fuerza de sobrevivir, debe de ser). Pero siempre que me desaparece algo, hago dos cosas. La primera es ponerle una monedita San Antonio, que eso me decía mi abuela cuando yo era una niña (aunque con el paso del tiempo este truco ha demostrado ser bastante ineficaz, porque no produce resultados visibles y a la postre es dañino para la economía). Lo segundo, deshacer el camino. Esto es cansado, pero por lo general tiene su recompensa. Si me paro a pensar en lo que hice antes de perder tal y cual objeto, y lo que es más, vuelvo a pasar por los lugares donde sé que lo tenía, suelo acabar encontrándolo, a no ser que alguna mano más avispada me lo haya arrebatado… ¿Habéis lamentado la pérdida de algún objeto especialmente querido? ¿Lo habéis llegado a encontrar? ¿Os lo han devuelto? ¿Cómo ha sido?

Continue reading

El final de las estudiantes

yonkis

Translation: How about going for some ice-cream? // Yep!! Maybe they think we are junkies and they give us ice-cream for free!!

En Santander sucede como en Escocia, el verano es una actitud. Me refiero, cuando hay trece grados, humedad, y un viento frío cargado de diminutas gotitas de lluvia helada que te va calando poco a poco, a nadie le apetece llevar shorts o chanclas o tirantes. Y qué decir del cielo gris preñado de nubes negruzcas… ¿de verdad os pondríais entonces las gafas de sol?

Continue reading

Gambas al ajillo

gambasalajillo

A veces los placeres de la vida son los más sencillos. Por quince euros puedes comprar la felicidad en forma de un cuenquito de cerámica en el que descansan unas gambas fritas con deliciosa salsa de ajo, un premio especialmente sabroso después de un largo viaje en tren de cinco horas y media, la inquietud de haberse bajado en la parada de autobús que no era, el hecho de arrastrar dos maletas por una avenida infinita de Santander, General Dávila, y luego tener que subir cinco pisos con las susodichas… para que al final del día el cielo se ennegrezca y la lluvia cubra de humedad uniforme todo el posible atractivo turístico de la capital de Cantabria, de manera que lo más importante ya no es ir al Sardinero, sino evitar mojarse las sandalias o los pantalones cortos que una traía de Madrid.

Así pues, vivan las gambas al ajillo, aunque cuesten lo suyo, porque tomársela en un garito playero (aunque no haga tiempo de corretear entre las olas) una noche de domingo a las tantas y rodeada de amigos, eso, queridas y queridos lectores, no tiene precio. Admiro a las personas que saben encontrar la felicidad en los pequeños detalles, esa gente que se deja llevar por la vida con calma, como una hoja que navega en el río, con la verde superficie intacta, cabalgando ondas, suspendida con aparente desinterés sobre profundidades para otros mortales.

Ella (Ana) comía, yo dibujaba. Aunque al final la lluvia arruinara en parte mi dibujo, creo que las dos disfrutamos con lo nuestro. Y ya sabéis, si vais por Santander, no os olvidéis de las gambas. Happiness has no price.

El gato de Cotrina (mis experiencias en la Wizardcon)

 

cotrina

*Traducción: Me encanta como escribes, ¿dónde puedo comprar tus otros libros? / ¡Vas a alimentar a mi gato!/ Oh, perfecto… / “Muy delgado” / “Gordo”.

Esta es la primera entrada del blog que voy a hacer en español, pero ya veréis por qué. Aunque en realidad tenía pensado desde hace mucho la idea de acabar mezclando idiomas en el blog, inglés por un lado pero también mi lengua nativa, que ya se sabe que la comida que mejor sabe es la de casa, y el idioma que uno aprendió gateando el que se lleva en el corazón… (o no, que yo estudio idiomas también por amor, pero eso es para otra entrada).

De este fin de semana no esperaba mucho. Iba a acompañar a mi hermana a la Wizardcon, un evento que se ha celebrado en Madrid este año y que estaba centrado en las series de televisión (tipo Juego de Tronos) y la fantasía en general. ¿Habéis estado? ¿Os habría gustado ir? ¿Véis Juego de Tronos? Y si queréis saber mis aventuras por allí (que fueron muchas y muy entretenidas) seguid leyendo…

 

Continue reading